“Los museos son para los muertos”: el caso del Salón del Nunca Más, Granada, Antioquia

Author: Jimena Perry, Candidata a Doctora en historia, Univesidad de Texas en Austin
The main purpose of this article is to explore the nature of the Hall of Never Again (Salón del Nunca Más), located in the municipality of Granada, Department of Antioquia, Colombia. This is a community space created by the survivors of the violence of the 80s, 90s, and early 2000s to remember their dead ones and help the survivors grieve. One of the most visible exhibits of the Hall is a wall in which there are approximately 180 pictures displayed. They belong to victims of forced disappearances, targeted killings, massacres, and bombings. For its creators, the Hall is not a museum, however, it has permanent and temporary displays that could make us think that in fact it is one. In this text, I reflect about how some memory sites, such as the Hall, challenge the way in which conventional museums are perceived.

A dos horas de la ciudad de Medellín, Antioquia, quedan el municipio y pueblo de Granada, que desde 2009 han obtenido reconocimiento nacional e internacional gracias al Salón del Nunca Más. Este es un espacio comunitario fundado por las Asociación de víctimas unidas del municipio de Granada, ASOVIDA. Desde 2005 los sobrevivientes de más de 22 masacres, bombardeos, desapariciones, asesinatos selectivos, minas antipersona y desplazamiento forzado decidieron aunar esfuerzos para hacer facilitar sus procesos de duelo y recordar a sus muertos debido al conflicto interno del país.

El objetivo principal del Salón es concientizar al público de la violencia, de las décadas de los 80, 90 y principios de 2000, vivida por los granadinos. Su exposición permanente consta de aproximadamente 180 fotografías de algunas de las víctimas que dejó la guerra.1 En el Salón se recuerdan crímenes como más de 630 desapariciones, 83 víctimas de minas quiebrapatas, 80 procesos de falsos positivos y el desplazamiento masivo de 97% de la población rural y 73% de la urbana.2

Mural de fotografías de las víctimas de la violencia. Exposición permanente en El Salón del Nunca Más. Foto de Jimena Perry, 2017.

La intención de la muestra fotográfica es hacer sentir a quien la observa que las víctimas eran miembros activos e importantes de la comunidad y merecen ser recordados. En una pared contigua se pueden ver dibujos de niños, producto de talleres que el Salón promueve y a la izquierda de las fotos hay imágenes de 15 fosas comunes encontradas en Granada. En otro cuarto está la imagen de una marcha que tuvo lugar en diciembre 9, 2003, tres días después de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, FARC-EP, destruyeran el pueblo con un carro bomba.

Una forma que los creadores del Salón encontraron para ayudar a los sobrevivientes de la violencia a hacer sus duelos es mediante el uso de las llamadas bitácoras. Estas son cuadernos en los que familiares y amigos de las víctimas expresan sus sentimientos hacia la persona ausente. Son herramientas diseñadas para ayudar a restaurar el tejido social de la comunidad.3 Gloria Ramírez, una de las creadoras del Salón del Nunca Más dice: “[…] las bitácoras ayudan a nuestra reparación, no a la del Estado, la nuestra.”4 La siguiente foto muestra a Gloria Quintero, líder comunitaria, leyendo una bitácora. Este caso trata de una hija hablando con su padre.        

[…] Padre, no hay tiempo suficiente para agradecer todo lo que hiciste por mí. […] Ahora entiendo tantas cosas de la vida, pero no entiendo por qué te hicieron esto. No entiendo padre, no entiendo, nunca lo haré. ¿Por qué destruyeron mi familia? […]

El Salón del Nunca Más tiene características de lo que podría considerarse un museo convencional definido por el Consejo Internacional de Museos, ICOM, tales como ser una institución sin ánimo de lucro, tener una exposición permanente al servicio de la comunidad y su desarrollo, abierto al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe el patrimonio material e inmaterial de una región para su educación, estudio y entretenimiento. Sin embargo, una de las diferencias entre esta definición del ICOM y el Salón es que este último no está diseñado para ser una diversión. El Salón de Granada asumió el reto de mostrar al público un pasado viviente que necesita conocerse para prevenir su recurrencia.

La naturaleza del Salón del Nunca Más es controversial para los museólogos. Sus creadores no lo consideran un museo sino un espacio comunitario de duelo y reparación y no quieren que sea identificado como una institución definida por el ICOM. A pesar de que su objetivo es exhibir el pasado, no quieren que la violencia sufrida sea entendida como algo estático. Por esto, los fundadores del Salón definieron sus funciones, acciones y nombre de acuerdo con sus propios intereses. Los creadores del Salón perciben los museos como espacios en donde las ideas, personas y discursos van a morir y ellos afirman que su espacio es para pensar en la vida.5 Sin embargo, el Salón necesita la validación que provee un museo. Es decir, en términos de reconocimiento o financiación es a veces más conveniente incluir al Salón en listados de museos. El Salón cuenta con colecciones, un guión, exposiciones temporales y permanentes, libros de registro y un equipo de curadores (la comunidad) que lo hacen parte del mundo museal pero esto es una respuesta a la impunidad y al silencio que ha rodeado la violencia a la que los habitantes de Granada fueron sometidos.

Para Gloria Quintero, Gloria Ramírez y la comunidad granadina los museos son como cementerios. Sienten que los objetos que llegan a estas instituciones están condenados al olvido, a perder su significado. En cambio, el Salón, afirman, es un espacio en movimiento, dinámico, inacabado, un sitio para no olvidar. Es así, como a través de sus exposiciones temporales y permanentes el Salón del Nunca Más propone revisitar la definición convencional de lo que es un museo y pensar de qué formas la institución puede convertirse en un espacio de reflexión, crítica e inclusión.


  1. “Sepultadas 21 personas de la masacre en Granada, Antioquia,” Medellín: Caracol, 2000, accessed April 9, 2014, link.

  2. Alonso López, Néstor. “Granada, Antioquia, el pueblo que dijo ´Nunca más´ a la violencia. El Tiempo (Bogotá: 2010). Los datos fueron actualizados por Gloria Ramírez, Presidenta de Asovida.

  3. Gloria Ramírez. Entrevista de Jimena Perry. Granada, Antioquia, Colombia. Agosto14, 2012.  

  4. Gloria Ramírez y Lorena Luengas. “Salón del Nunca Más, Granada. Un proceso comunitario. Oriente Antioqueño.” Museos, comunidades y reconciliación. Experiencias y memorias en diálogo. XIV Cátedra de Historia Ernesto Restrepo Tirado. Bogotá: Museo Nacional de Colombia, Universidad Externado de Colombia, 55, 2009.

  5. Ibid., 34.

Jimena Perry es antropóloga de la Universidad de Los Andes (Bogotá, Colombia). Tiene un MPHil en Antropología Social con énfasis en museos de la Universidad de Cambridge (UK), un MA en Historia de la Universidad de Texas en Austin (EE.UU.) y actualmente es candidata a PhD en Historia de la misma institución. Sus intereses de investigación son América Latina, memoria, museos, violencia y patrimonio cultural. Su tesis doctoral Trying to Remember: Museums, Exhibitions And Memories Of Violence In Colombia, 2000-2014 explora las diferentes formas en que las comunidades colombianas recuerdan y representan el reciente conflicto armado del país (1980-2000).

Jimena Perry studied Anthropology at the Universidad de Los Andes (Bogotá, Colombia). She also has an MPhil in Social Anthropology with emphasis in Museums from The University of Cambridge (UK), an MA in History from the University of Texas at Austin (USA), and currently is a PhD Candidate in History from the same institution. Her research interests are Latin America, memory, violence, and cultural heritage. Her dissertation Trying to Remember: Museums, Exhibitions and Memories of Violence In Colombia, 2000-2014 explores how different communities remember and represent the atrocities they endured during the recent armed conflict in the country (1980-2000).


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.