Community Museums Worldwide Series IFPH: Memoria a tres tiempos

Autora: Italia Samudio, magíster en Antropología Contemporánea y especialista en Gerencia Social y Gestión Comunitaria.

  1. Lo que quisieron silenciar los señores de la guerra

Saberse en el dolor compartido no es simple empatía en los Montes de María en el Caribe colombiano. Aún antes de la guerra, estar con otros y para otros era cuestión de supervivencia. Sin tierras, sin agua, sin vías, sin derechos y sin futuro autodeterminado, juntarse y crear soluciones que sirvieran a todos era la única opción: negros, indios y mestizos; pescadores, gestores culturales, campesinos, tejedoras y gaiteros han acordado por centurias vivir juntos en las ciénagas, en la serranía y en el litoral muy a pesar de los dueños de las tierras, que son los mismos de hoy. 

No puede haber niveles de aceptación de la guerra y es allí donde, como Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María, el Mochuelo, pero también como organización territorial, nos concentramos reflexivamente en la generación de dispositivos para la narración, la interpelación y la acción transformadora. Cada vuelo del Mochuelo y cada nido construido por invitación de las comunidades es una oportunidad única. Viajamos a los territorios para escuchar y para comprender juntos y juntas las razones, los motivos, las explicaciones, las afectaciones y también las muy diversas formas de resistencia a seguir viviendo en la partitura de la guerra. Cuando el Mochuelo retoma su vuelo lleva consigo las historias que la gente quiere contar.


Montes de María. ©Milenioscuro. Creative Commons License

  1. Lo que decidimos no callar como ciudadanía

El elemento central desde la fundación de El Colectivo de Comunicaciones, organización que dio pie a El Mochuelo, es el arte de narrar y el oficio de escuchar porque sabemos que es allí de donde se alimenta el vínculo con el territorio habitado, recordado y anhelado. Es en la narración donde se construye la agencia individual y donde se resuelven las tensiones colectivas. En las palabras cantadas, en los relatos tejidos, en la labranza solidaria del pancoger, en los mensajes rítmicos de la gaita y la tambora, en la décima rebelde y en los cantos de vaquería se encuentran las voces que la guerra no sabe escuchar y allí es donde debemos prestar atención quienes creemos que una vida parecida a la que soñamos sí es posible. 

El Mochuelo es un museo itinerante, viaja por los 15 municipios que componen la región de Montes de María, por eso su estructura fue pensada con materiales tradicionales de la zona y que permitieran montarlo y desmontarlo con facilidad. Durante nuestras primeras itinerancias en 2019, reafirmamos una de nuestras apuestas e intuiciones más claras: las personas necesitan hablar como ejercicio para la expansión identitaria colectiva donde es factible imaginarse a sí mismos sin los límites impuestos por la guerra. 

A picture containing outdoor, building, sky, tree

Description automatically generated
Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de Los Montes de María, El Mochuelo. ©Corporación Colectiva de Comunicaciones Montes de María Línea 21.

Por ello, las personas que han acudido a los nidos del Mochuelo se han descubierto hablando de sí y escuchando a otros a través de una pantalla, de una imagen o un audio, o mirándose directamente a los ojos; y han hablado con esos cantos que reconoce nuestra memoria. 

A group of people standing in front of a television

Description automatically generated with medium confidence
Público interactuando con la exposición permanente de El Mochuelo. ©Colectivo de Comunicaciones Línea 21. 

La mirada de la realidad, para nosotras, entonces, no es contemplativa; interpela al mundo y es a la vez autorreflexiva: nos ubica en un ethos y una praxis de sentido y conciencia colectiva del bien común en esta casa grande que es nuestro territorio. A esa mirada reflexiva le llamamos agencia política y es a través de la pedagogía sobre su pertinencia e importancia que realizamos cada una de nuestras acciones. La aplicamos en nuestros talleres, entrevistas, círculos de la palabra, en las conversaciones al pie del fogón, en los cine foros y en las producciones de piezas museográficas desarrolladas desde, con y para el territorio con todas sus contingencias y también con todos sus aprendizajes. El Mochuelo es una plataforma que, junto al Cine Club Itinerante La Rosa Púrpura del Cairo, el Festival Audiovisual de los Montes de María –el FAMMA-, la producción de los Semilleros de Investigación, y los procesos de pedagogía de la Escuela Audiovisual y Ejercicio Ciudadano, constituyen nuestras propuestas de acción transformadora en el territorio.   

A group of people sitting in a circle

Description automatically generated with medium confidence
Taller comunitario con estudiantes de bachillerato dirigido or Soraya Bayuelo, líder comunitaria, directora del Colectivo de Comunicaciones Línea 21. ©Colectivo de Comunicaciones Línea 21.
  1. Y las palabras tomaron vuelo desde el Corazón: los Mochuelos Cantores 

Cada persona está en capacidad de enriquecer los contenidos del Museo con su propia experiencia vital, emocional, comunitaria, crítica, investigativa y narrativa de las memorias del territorio montemariano y es por ello por lo que El Mochuelo, nunca podrá ser una obra acabada.

A group of people standing in a room with a display

Description automatically generated with low confidence
Exposición permanente de El Mochuelo. ©Colectivo de Comunicaciones Línea 21.


Los Mochuel@s Cantores escuchan y promueven la narración con la convicción y el amor por un territorio que hoy debe pensarse a sí mismo nuevamente para emprender el vuelo. De allí que la participación comunitaria sea el sustento del Museo, mientras el diálogo poblacional hoy dinamizado a través de este dispositivo sigue una partitura propia emanada de las prácticas, enfoques y metodologías de trabajo que hemos creado como organización territorial y también de las que hemos aprendido de otros procesos de muy diversos lugares. 

Hoy, por ejemplo, tomamos distancia de conceptos propios de la museología convencional para identificarnos más con aquellos que promueven unos Museos sin Pedestales, más cerca de las voces y de las realidades territoriales; más conscientes del papel profundamente transformador del trabajo museístico. 

A picture containing building, ceiling, furniture, flower

Description automatically generated
Árbol de la vida, pieza fundamental de El Mochuelo. En sus ramas se pueden leer los nombres de algunas víctimas de la violencia que sufrió la región. ©Colectivo de Comunicaciones Línea 21.

 
Los roles y funciones tradicionales como las de los Guías de Museos, o de las curadurías expertas, e incluso las salas de exhibición temáticas, pujan en El Mochuelo por volver a sentarse en las mecedoras de los ranchos para hablar y para escuchar sin autoridades canónicas que pongan rótulos a su nuestra agencia ciudadana. Para esos nuevos “Museos en Transformación”, las salas de exhibición no son más recintos exclusivos de la exposición objetual y su devenir, y son, en cambio, una oportunidad para pensar juntos y juntas, para imaginar y hacer de la reflexión una práctica política capaz de crear un mundo en el que podamos vivir dignamente.

En El Mochuelo abrimos las puertas y las ventanas para que el territorio se extienda sin temores en su ancho recorrido por las memorias de los pueblos del Bolívar Grande. El grito identitario que encarna la resistencia cultural, pacífica y civilista de nuestras comunidades a tanta violencia impuesta, es una clara muestra de que el territorio quiere escribir su propia historia, como antes, cuando los tabacos explicaban las distancias y los calabazos viajaban por los caminos llevando las semillas de las cosechas veredales. 

En este museo viajero se hace preciso narrar desde el corazón del territorio y hacerlo, por fin, en primera persona del plural donde todas y cada uno de nosotros somos indispensables para escribir nuestras memorias. Esa es nuestra misión en el Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María, el Mochuelo. 


Italia Samudio, magíster en Antropología Contemporánea y especialista en Gerencia Social y Gestión Comunitaria. Investigadora de la Colectiva de Comunicaciones Montes de María Línea 21 y cogestora del Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María, El Mochuelo. Líneas de investigación: territorio, memoria, identidad, narrativas, museología comunitaria y construcción de entendimiento para la paz y la no repetición de las violencias.



Cite this blog post
Bridging Editor (2023, June 28). Community Museums Worldwide Series IFPH: Memoria a tres tiempos. IFPH-FIHP. Retrieved March 2, 2024, from https://doi.org/10.58079/pvqo

2 Responses

  1. Diego says:

    Me gustó el artículo, veo que con el Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de Los Montes de María. El Mochuelo se logra dar un paso importante en la reconstrucción de la memoria colectiva con una visión importante sobre el valor del respeto, porque como se plantea se necesita que se respeten las culturas, las tradiciones, los rituales y sus propias decisiones, eso además significa que con el Museo se busca la reconciliación de esos múltiples saberes, visiones y cosmovisiones sobre el territorio y finalmente, la dignificación de los habitantes que han sido víctimas de las violencias y del olvido del Estado.

  2. Gracias por escucharnos. Cuando las palabras vuelan es posible imaginar que podemos construir un mundo distinto a las violencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search